PADRES Y MADRES TÓXICOS

En esta época, ya es común escuchar que “los hij@s no vienen con un manual de instrucciones para educarl@s”, y es cierto. Aunque actualmente ya existe mucha información al respecto, no está disponible para todas las personas o hay quien confía más en su instinto o el tipo de crianza que recibió. También existe el hecho de que cada niñ@ es diferente, por lo tanto, a veces lo que los padres tienen a la mano no es suficiente, entre otras cosas.


El caso es que educar a los hijos es una tarea complicada por lo que no debemos hacerlo repitiendo modelos que tal vez en un tiempo y contexto funcionaron o eso pensamos, porque no reflexionamos acerca de las creencias que guiaron a nuestros padres y si realmente lograron que yo fuera una persona capaz, segura de mi misma, sana física, mental y emocionalmente, en fin, plena y feliz (En una medida realista por supuesto, porque nadie somos perfectos).


Partiendo de la idea de que la mayoría de los papás queremos lo mejor para nuestros niñ@s e intentamos dar lo mejor de nosotros para formar personas de bien, la verdad es que no todos estamos preparados para ello y no siempre logramos ese propósito. Sin embargo, hacemos lo mejor que podemos teniendo una actitud sana de reconocer si algo no está funcionando.


Desafortunadamente, existen padres que aún con las mejores intenciones cometen graves errores en la dinámica relacional con sus hijos, al tener comportamientos (consciente o inconscientemente) poco benéficos para su desarrollo y bienestar.


Me refiero a los llamados “Padres Tóxicos”, quienes por haber sufrido grandes carencias emocionales y afectivas en su infancia no pudieron desarrollarse de una manera saludable. Para sobrevivir a esta situación desarrollan ciertas conductas negativas que también impactan en el tipo de crianza que le dan sus hijos.


El propósito de este artículo es describir las características de estos papás o mamás que van más allá de lo “saludable” o “funcional” en la dinámica de padres con hijos. Además de explicar cómo se les puede poner límites sanos.


Si conoces a un niño que esté en esta situación pide ayuda.

Si se trata de un adulto: Aléjate!


Los “Padres tóxicos”:


1) Suelen ser demasiado exigentes: Son muy críticos debido a la baja autoestima del padre, un tremendo sentimiento de inferioridad e incluso una personalidad perfeccionista.


2) Extremadamente autoritarios:


Es común obligar a sus hijos a comportarse de determinada manera sin tener en cuenta sus necesidades y emociones.

Son rígidos, suelen hacer sentir mal y culpable a su hijo. Se muestran agresivos cuando los hijos no hacen lo que ellos dicen.

Son padres que casi no tienen comunicación con sus hijos e intentan criar niños obedientes, pero también muy dependientes.


3) Manipuladores:


Es una forma de educar con base en la culpabilidad, el miedo, la vergüenza, entre otras cosas.


4) Maltratadores físicos y verbales:


Algunos emplean la violencia física psicológica, emocional y verbal; comparan a sus hijos con los de sus amigos. Insultan y descalifican, creando serios problemas en su autoestima y daños que pueden difíciles de borrar.


5) Doble vinculantes:


No son claros con su comunicación, por un lado quieren que el hijo sea autónomo, pero

por el otro no los “dejan volar”.


Utilizan dobles mensajes: "vete, no importa yo me quedo sola… a ver que me pongo hacer”. En el fondo, utilizan a sus hijos para cubrir sus propias necesidades de tal manera que se crea una relación codependiente entre ellos.


6) Críticos, juzgan y condenan:


Son padres que nada les parece bien, con nada se les complace, juzgan y critican todo lo que el hijo hace, lo que provoca que niños o jóvenes se pongan a la defensiva y respondan con hostilidad y desconfianza.


7) Padres fríos y poco expresivos.


Distantes, hablan poco o nada, pero comunican y expresan más en silencio con su lenguaje no verbal quizá lleno de frustración y enojo personal, por asuntos no sanados, por heridas de su pasado no curadas.


8) Padres que proyectan sus sueños frustrados en los hijos:

Mientras algunos pueden culpar a sus hijos por sus fracasos, otros proyectan sus sueños fallidos o expectativas no cumplidas en los más pequeños.

En otras palabras, pretenden que sus hijos vivan la vida que ellos no han podido vivir. Por ejemplo, obligándoles a bailar cuando los niños no disfrutan con esta práctica.


Sobre protectores

No aceptan sus amistades

Egoístas y envidiosos

Planifican su carrera, su vida adulta

Utilizan el chantaje emocional para controlar tus acciones.

Tienen necesidad de control sobre toda tu vida.

Sus reacciones son con frecuencia exageradas.

Hay un exceso de crítica y numerosas comparaciones.

Te culpabilizan de que nada vaya como ellos querrían.

No hay respeto por los límites individuales.

Hay momentos de envidia.

No se preocupan por tus necesidades físicas y/o afectivas.



COMO PONER LÍMITES A PADRES TÓXICOS EN LA VIDA ADULTA


1. No intentes complacerles

2. No te esfuerces en cambiarlos

3. Entiende que ellos no entienden.

4. Los momentos especiales son para las personas que te hacen sentir bien

5. Establece límites claros y sanos. Desapegarse con amor, aceptarlos como son sin permitir que trasgredan nuestros límites personales y emocionales.

6. No compartas todo

7. Recuerda: No tienes un contrato con ellos.

Liberarnos de quien nos hace daño es siempre una obligación para nosotros. Aunque no siempre podamos romper esa relación por completo, sí podemos desprendernos emocionalmente y empezar a vivir una vida sin críticas, quejas y humillaciones.

Si te identificas con algunos de los rasgos que se mencionan en este escrito, (tanto padres como hijos) es importante que tomes consciencia de que esta situación es disfuncional y que puede mejorarse.

De preferencia acude con un profesional para apoyarte en el proceso de sanar.

Como siempre, me pongo a tus órdenes por si tienes preguntas al respecto y también te recuerdo que estoy abierta a tratar sobre algún tema en específico sobre el cual quisieras saber más. Igualmente te sugiero que busques ayuda profesional que te apoye en un proceso de autoconocimiento, sanación y desarrollo personal.


Por favor escríbeme, acá te dejo mi correo hola@cristinaamezaga.com, también puedes hacerlo por mensaje directo a través de mis redes sociales.

Si deseas transformar tu mente, así como romper con los bloqueos o limitaciones que te estén haciendo difícil avanzar, conseguir el éxito y bienestar que quieres para tu vida, contáctame también a través de mi WhatsApp: https://wa.link/u7yt18

Igualmente, será bienvenido cualquier comentario de tu parte, estaré feliz de escucharte y/o leerte.

Sígueme en mis redes sociales y escucha mi podcast, constantemente estoy subiendo diferentes temáticas con información de valor para todos.

Dra. Cristina Amézaga

Psicoterapeuta e Hipnoterapeuta

IG: @cristina.amezaga.hipnosis

Facebook: Ps. Cristina Amézaga

Grupo de Facebook: Hipnosis con Cris

Youtube: Cristina Amézaga

Tiktok: @tiktoterapia

Podcast: “Cristina Amézaga” disponibles en Spotify, Souncloud, Itunes, Googlepodcast y en mi página web www.cristinaamezaga.com

44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo