top of page

DUELO MIGRATORIO

DUELO MIGRATORIO

Hace tiempo que escribí y di muchas charlas sobre este tema, porque al ser yo misma una persona que emigró de su país siendo muy joven y que además me ha tocado la fortuna de vivir en diferentes países, lo he sentido en carne propia.

Por lo mismo he conocido muchas personas que también se han aventurado a dejar su lugar de origen y también han pasado por estos sentimientos de pérdida al mudarse.

Duelo significa en latín dolor. Es la respuesta emotiva a la pérdida de alguien o algo. En el caso del duelo migratorio surge por lo que se deja atrás; red familiar, amigos, cultura, idioma, status profesional, nivel social, dolor al pensar que no regresaremos o pasará mucho tiempo antes de volver.

Desde mi experiencia personal y profesional especialmente con mujeres que he conocido o llegan a consulta, este proceso implica una reorganización en todos sentidos, pero sobre todo en lo emocional, pues la tristeza que provoca partir de un lugar conocido a otro que representa nuevos retos puede llegar a bloquearnos, a sentirnos estancados en nuestro proceso de adaptación a esta nueva situación.

La tristeza no se da solamente al inicio del duelo, se presenta independientemente del tiempo que llevemos lejos.


Yo salí de México, mi país de origen a España hace 20 años con el propósito de estudiar una maestría en Terapia Familiar y de Pareja, Especialidad en Hipnosis Ericksoniana entre otras formaciones más, que me ayudaron a forjar y emprender mi camino como psicoterapeuta. Y todavía, a veces me pongo triste y extraño mi querido Chihuahua.

En esa aventura que inicié hace tiempo, encontré también el amor y me casé con un migrante, un ciudadano del mundo porque desde pequeño ha vivido en diferentes países.

A lo que voy, es que aunque hayas hecho una nueva vida y echado raíces en tu nuevo hogar, la tristeza puede aparecer en cualquier momento; fechas especiales, enfermedades personales o de tus seres queridos que se encuentran lejos, festejos, recuerdos y hasta extrañar la comida propia de nuestra cultura.

También cuando tenemos algún problema o el deseo de que tus hijos convivan con sus abuelos y familiares, como es mi caso, que tengo unas bellas mellizas chilenas que añoran estar con ellos.

De nueva cuenta retomo el tema del Duelo Migratorio porque estamos a punto de mudarnos a Málaga, España por motivos de trabajo de mi esposo. Y aunque ya he pasado por este proceso antes, no significa que deje de sentir tristeza, pero a la vez estoy llena de expectativas, esperanza y propósitos que me emocionan.

La diferencia con otras ocasiones, es que ahora soy consciente de lo que estoy transitando. Sé que el proceso del duelo no es lineal; se pasa por diferentes fases pero hay regresiones. Es como subir a una Montaña Rusa.

Por eso sé que en esta etapa inicial es natural tener sentimientos encontrados; alegría y tristeza, logro y desesperanza, ausencia y presencia, esperanza y miedo, seguridad o inseguridad. Sentirse con un corazón dividido entre dos amores o dos lealtades.

Afortunadamente, conocer el proceso me ayuda a estar atenta a mis emociones y regularlas, aunque siempre habrá algo nuevo…


Igualmente, ahora tengo un panorama más claro sobre lo que implica este cambio en lo personal, profesional, laboral y familiar en nuestras vidas. Sin embargo, esta vez ya no somos dos. Debo apoyar a mis hijas en esta nueva experiencia.

Esto me preocupa, pero también me emociona el nuevo comienzo, me gusta conocer otros lugares y personas. Estoy convencida de que viajar nos enriquece.

Tengo muy presente que la tristeza aparece en cualquier momento y la importancia de atenderla inmediatamente porque si no es así puede decantar en situaciones delicadas o graves.

La tristeza conlleva sentirse solo o insuficiente. Tener falta de motivación o incertidumbre. Puede provocar insomnio, falta de apetito o comer en exceso. En algunas personas se manifiesta en obsesiones como la limpieza, procrastinación, frustración personal y fantasear sobre las “maravillas” de nuestro lugar de origen.

Todo lo anterior, si no es tratado adecuadamente nos puede llevar a la depresión. Esa es la diferencia entre transitar con éxito este camino o padecer patologías.

Para evitar sufrir más es muy recomendable pedir ayuda. Documentarse para conocer en qué consiste este proceso y así estar preparados.

En este sentido, la mayoría de los autores hablan de cuatro fases:

Luna de miel, que consiste en sentirse que uno está de vacaciones en el “nuevo hogar”. Se siente como si fueras turista, todo es novedad y se dice que dura alrededor de seis meses. Una vez “establecido” comienza a llegar la etapa donde aquello que te parecía tan novedoso y “exótico”, desde las costumbres, lugares, modismos, estilos culturales ya no lo es tanto y comienzas a transitar hacia la fase del “choque cultural”.

Posteriormente, viene la etapa de “resistencia o negación” que es cuando idealizas tu país o ciudad de origen; te cuesta integrar lo anterior a lo nuevo.

Luego viene la etapa de adaptación e integración al nuevo hogar, donde ya te mueves como pez en el agua, ya te sientes un local, comienzas a aceptar tu nueva realidad. Haces tu red de apoyo, idealmente te reinventas en todo sentido (profesional, emocional, personal y/o familiarmente).

Recuerda que la evolución del duelo no es lineal.

Sin embargo, con este conocimiento será menos angustiante pasar por estas etapas e ir progresando hacia la adaptación.

Cabe señalar que las variables que van a influir en la elaboración positiva de este duelo son los recursos personales, redes sociales de apoyo, condiciones positivas de vida y ayuda profesional.

Necesitamos aprender a reorganizar nuestros pensamientos y regular las emociones para poder asimilar la pérdida y adaptarnos a un nuevo estilo de vida. Pues este duelo es inevitable.

Además, es imprescindible que te concientices sobre tus recursos, sobre el hecho de que tenemos herramientas que a veces ni conocemos para enfrentar situaciones difíciles en la vida.

Por ello, sería muy benéfico que te apoyes en un profesional de la psicología con el fin de que tengas un proceso de autoconocimiento, automodelado y empoderamiento.

No quiero despedirme sin enfatizar que el tener un cambio en nuestras vidas, de empleo, estudios, pareja, etc. nos causa tristeza o angustia. Pero si es en demasía puede llegar a ser un verdadero problema.

Si eres una persona que está por cambiar de residencia, ya estás lejos de tu lugar de origen y te gustaría adaptarte sanamente en tu “nuevo hogar”, transitar el duelo positivamente, no dudes en escribirme. Asimismo si quieres emprender un viaje hacia tu interior a través de un proceso psicoterapéutico conmigo contáctame.

Me despido, como siempre me pongo a tus órdenes por si tienes preguntas al respecto y también te recuerdo que estoy abierta a tratar sobre algún tema en específico sobre el cual quieras saber más. Igualmente, te sugiero que busques ayuda profesional  que te apoye en un proceso de autoconocimiento, sanación y desarrollo personal. 


Por favor escríbeme, acá te dejo mi correo hola@cristinaamezaga.com. También puedes hacerlo por mensaje directo a través de mis redes sociales. 


Si deseas tener terapia psicológica conmigo, transformar tu mente, así como romper con los bloqueos o limitaciones que te estén haciendo difícil avanzar,  conseguir el éxito y bienestar que quieres para tu vida, contáctame también a través de mi WhatsApp: https://wa.link/u7yt18


Será bienvenido cualquier comentario de tu parte, estaré feliz de escucharte y/o  leerte. 

Sígueme en mis redes sociales y escucha mi podcast, constantemente estoy subiendo diferentes temáticas con información de valor para todos.


Acá también te dejo el link para que accedas directamente a mi podcast: https://open.spotify.com/show/2NmjgpUhBNJQFzgKAYAX9y


Dra. Cristina Amézaga

Psicoterapeuta e Hipnoterapeuta

IG: @cristina.amezaga.hipnosis

Facebook: Ps. Cristina Amézaga

Grupo de Facebook: Hipnosis con Cris

Youtube: Cristina Amézaga

Tiktok: @tiktoterapia

Podcast: “Cristina Amézaga” disponibles en Spotify, Souncloud, Itunes, Google Podcast, Itunes, I Heart Radio , Amazon Podcast y en mi página web www.cristinaamezaga.com/podcast






63 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page