EL CHOQUE CULTURAL


A veces no nos detenemos a pensar todo lo que implica irnos a vivir a otra ciudad y aún

más a otro país. Para la mayoría de nosotras, esto ha representado no solamente un

cambio de residencia, sino un cambio de vida con todas sus implicaciones.

Tú, como yo, hemos enfrentado un sinfín de diferencias que contrastan con las de

nuestro país de origen. Idioma, formas de expresión, significados, costumbres, comida,

clima, y todas las propias del entorno físico.

Todo esto provoca un estado de crisis. Sentimientos de confusión, malestar, tristeza, o

nostalgia, que pueden decantar a su vez en síntomas físicos como insomnio, ansiedad,

depresión, comer mucho o poco.

Algunos autores hablan de un estado de shock resultado de este encuentro con la

diferencia, con otro mundo diría yo. Porque no es nada más otro lugar, son otras formas

de pensar, sentir y actuar, que pueden llegar a desestabilizarnos.

Es común que nos sintamos solas y busquemos la compañía de compatriotas o personas

de culturas similares a la nuestra, pero a veces esto no es suficiente. No nos atrevemos a

compartirlo a la familia de origen para no preocuparlos y así, la carga se va

acumulando.

En estas circunstancias es importante saber que cuando emigramos, las personas

experimentamos un “choque cultural” que, de acuerdo al antropólogo Kalvero Oberg,

ciudadano canadiense nacido en EE.UU consiste en un proceso de cuatro etapas por las

cuales transitamos a medida que aprendemos cómo funcionar en una nueva cultura.

Desde luego que cada una de nosotras somos diferentes y cada quien vivimos este

camino de diferentes maneras, por lo que cabe mencionar, este proceso no es lineal, ni

significa que tengas que ir separándolas una a una o en orden. Se trata más que nada de

indicadores que nos permiten conocer y hacer conscientes los síntomas y emociones

esperables en personas que nos vamos a vivir a una nueva cultura, y de esta manera

estar preparadas, pedir apoyo y así minimizar en lo posible el estrés y ansiedad que

conlleva lo desconocido, en otras palabras, el cambio.

Las 4 etapas del choque cultural:


Luna de miel

Todo es maravilloso cuando uno recién llega al país o a la nueva ciudad, todas las

personas son magníficas, la comida es perfecta, y cualquier contratiempo se siente como

parte de la aventura, las cosas no pueden ser mejor.

Euforia inicial, es la etapa de enamoramiento: Después de llegar a un lugar nuevo, es

probable que estés rodeado de cosas maravillosas que tu nuevo hogar tiene para ofrecer.



Etapa de negociación o choque cultural:

Este es el punto crítico del choque cultural, en este punto tú empiezas a notar que no

todo es tan perfecto, comienzas a sentirte frustrada y ansiosa.

De pronto comienzas a sentir que no te puedes comunicar, no todo parece funcionar de

la manera que tú piensas que debiera funcionar, el estilo e idiosincrasia del lugar que te

encuentras te frustra, no lo entiendes, la cultura puede parecerte extraña, las costumbres

y tradiciones.


Desafortunadamente mucha gente se queda estancada aquí, pero si la superan las cosas

realmente comienzan a fluir positivamente. Empiezas aceptar la nueva cultura, aceptar a

las personas tal cual son, comienzas a parar de quejarse, a sentirte ``parte de``.

Irritación y hostilidad, es la etapa de negociación: Gradualmente la euforia

comenzará a disminuir, te sentirás desorientado y molesto ante la aparente

desorganización de las cosas.


Habrá una sensación de sobre saturación por todo a lo cual te tienes que adaptar y de

forma natural reaccionas sintiendo irritación y o rebeldía.

Emocionalmente uno puede sentir nostalgia e incapacidad para cortar los lazos y

costumbres de nuestra cultura nativa.


Negación

Te crees adaptado. En ese momento haces tuyas gran parte de las costumbres antes

ajenas.

Esta ilusoria adaptación se topa pronto con la realidad, tozuda e insistente, que te lleva a

que realmente eres todavía un elemento discordante de la partitura.

Te das cuenta de que no estás adaptado.

Normalización o dominio

Es entonces, y solo entonces, cuando inicias un largo viaje a la normalidad en el cual

las cosas nunca son tan excitantes como al principio pero encuentras el reconfortante

sabor del hogar. En esta etapa comienzas a sentirte cómodo en tu nueva cultura.

Adaptación o Biculturalismo, es la etapa en que te conviertes en un local: 

Alcanzar un alto nivel de confort en tu nuevo hogar es la etapa final del choque cultural.

El orden de las cosas tiene sentido, puedes hablar con extraños fácilmente y comprender

esos matices culturales, hasta el nivel de saber cómo moverte por ese entorno como un

nativo y logras sentirte como uno más dentro de ese lugar.


Tu rutina es más natural, puedes dar direcciones a gente perdida, sabes dónde están las

cosas y dónde ir cuando quieres una buena comida o lugar para relajarte.

Finalmente, en esta etapa dejas de hacer comparaciones con tu país y el estilo de vida

que llevabas allá.

Claro, aún echas de menos a tus amigos y familiares, pero tus nuevos amigos y

actividades se han convertido en parte de tu vida diaria.

Es el punto donde logras aceptar que cambiar de país significa cambiar de vida y esto

es lo que supone el cambio emocional más radical.

Entendimiento gradual, es la etapa de ajustarse: Finalmente eres capaz de relajarte.

Has llegado a un acuerdo; con tu nuevo hogar y has logrado un equilibrio emocional.

En lugar de sentirte irritado, logras comprender las diferencias y las celebras. Por lo

tanto vas a empezar a tener una perspectiva más positiva, interesarte en aprender más

acerca de tu nuevo hogar y hacer un mayor esfuerzo por encajar.

Reflexiones finales

A lo mejor estás recién llegada en tu país de acogida, llevas poco tiempo o muchos años

donde resides actualmente.


Sin importar el tiempo que estés lejos de tu país de origen en algún momento de tu

proceso de adaptación y duelo tuviste o estás transitando por alguna de las etapas del

“Choque Cultural” y tal vez no eres consciente de ello.

Espero que este artículo te permita “normalizar” lo que sientes o ponerles “nombre” a

esos síntomas que te agobian, todo esto con el propósito de avanzar en el proceso de

adaptación y por fin echar raíces en tu nuevo hogar.

Tiempo de compartir

¿Alguna vez has experimentado el shock cultural?

¿En qué etapa de adaptación te encuentras?

¿Qué puedes hacer para superar de la mejor manera la etapa en la que te encuentras?

Escribe qué acción o acciones tomarás a partir de ahora para modificarlo….

9 vistas

Ph.D. Cristina Amézaga ® Todos los derechos reservados